Recuerdos boricuas y un poderoso mensaje

Yadhira González-Taylor se ve atrapada en su propia nostalgia. Fueron varios años los que pasó jugando en Puerto Rico en su isla mágica, llena de montañas, lagos y palmeras, pero separada de su madre, Rosa, una  veintiañera en Nueva York.

Yadhira González-Taylor se ve atrapada en su propia nostalgia. Fueron varios años los que pasó jugando en Puerto Rico en su isla mágica, llena de montañas, lagos y palmeras, pero separada de su madre, Rosa, una veintiañera en Nueva York.

Foto: CORTESIA
PUBLICADO: EST May 11, 2014 12:01 am EST

La invitan a leerlo en escuelas y centros comunitarios donde Yadhira González-Taylor deleita a pequeños y grandes con su libro 'Martina y su monedita de oro'. Cada vez que llega a esa página donde, ilustrada en acuarela está la casita de la protagonista, la atrapa su propia nostalgia. "Es muy especial porque esa casita está en la entrada del barrio Borinquen en Puerto Rico, donde pasé mi infancia y allí tenían el único teléfono de la zona y yo iba para llamar a mi mamá que vivía aquí en Nueva York", cuenta.

Fueron varios años los que pasaron separadas, Yadhira, una niñita jugando en su isla mágica, llena de montañas, lagos y palmeras y su madre, Rosa, una veintiañera, con su marido preso y trabajando tiempo completo en la Gran Manzana en una fábrica de juguetes y en una lavandería.

Durante ese tiempo, su abuela le contaba la fábula de la Cucarachita Martina todas las noches. "Es parte del folclore y la tradición oral de Centroamérica, de México y hasta de algunas partes de Africa", explica la autora boricua.

La historia tiene un mensaje poderoso y muy necesario en los tiempos que corren: Se trata de cultivarse uno mismo; leer, apreciar la música y no vivir pendientes de la imagen y el qué dirán.

Con la ayuda de sus tres hijas, en especial la menor, Catalina, de seis, Yadhira escribió su versión de la fábula. "Mi hija toca el chelo entonces se lo hicimos tocar también a la cucarachita. La situé donde yo me crié y en los dibujos se ven paisajes de mi pueblo y hasta tiendas populares como 'Zapatos Gloria', una cadena famosa en Puerto rico".

La cucarachita rechaza pretendientes que sólo se interesan en ella por su aspecto y elige a aquél que ve su belleza interior y que admira su amor por los libros y el canto. "Sea cual sea nuestra apariencia, todos tenemos nuestra propia belleza, somos imperfectamente perfectos y mi libro resalta eso".

Abogada y empleada del Departamento de Educación, Yadhira, es quien escucha a ambas partes —padres y funcionarios de escuelas— en las audiencias donde se analiza si un chico debe ser o no suspendido del colegio. "Generalmente son casos bien duros de latinos y afroamericanos; pequeños involucrados en pandillas, en peleas fuertes a veces con heridos".

Yadhira escucha las evidencias de las escuelas y a los padres también y dialoga con los niños. "Uso mucho la filosofía de mi cuento para tratar de inspirarlos. Les doy aliento y siempre les digo que creo en ellos y que pueden salir adelante".

—Si conoces Buena Gente, escríbenos a: buenagente@eldiariony.com

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS