Inmigrantes de NY listos para protestar el 1 de Mayo

Algunos grupos aducen que la propuesta migratoria no es suficiente para sus necesidades

El proyecto de ley

El proyecto de ley "Seguridad fronteriza, oportunidad económica y modernización de la inmigración 2013" estipula que los inmigrantes sin papeles que se acojan al plan —si es aprobado— obtendrían un estatus legal provisional que duraría 10 años.

Foto: Cortesia: MPA
PUBLICADO: EST Apr 29, 2013 11:30 pm EST

NUEVA YORK — Mañana Primero de Mayo —Día Internacional del Trabajo— miles de trabajadores inmigrantes no sólo reivindicarán sus derechos sino que levantarán sus voces al unísono para exigir una reforma migratoria justa.

Gran parte de los actos y manifestaciones que tradicionalmente organiza la comunidad inmigrante de Nueva York, girarán en torno a la propuesta de reforma migratoria presentada hace escasas semanas y sus consecuencias para los trabajadores.

Algunos de los grupos participantes aprovecharán el día para mostrar su disconformidad con la propuesta —conocida ya oficialmente como S. 744— por considerla claramente insuficiente.

"Esta propuesta haría que la legalización fuese tan cara y tan larga que la mayoría de los 11 millones de indocumentados no se beneficiaría", dijo ayer Teresa Gutiérrez, de la Coalición 1 de Mayo. "No hace más que reflejar los intereses de la clase dominante y busca controlar los salarios y a los trabajadores".

La coalición de Gutiérrez y otros grupos expresaron sus preocupaciones acerca del proyecto en una conferencia de prensa que tuvo lugar ayer frente a las oficinas del senador Charles Schumer, uno de los ocho integrantes del grupo bipartidista que confeccionó el proyecto.

"Aunque como dreamer yo puedo legalizar mi situación con esta propuesta, no la aceptaré mientras mis padres o mi hermano no puedan hacerlo", expresó Denise Romero, de Migrant Power Alliance, quien se quejó que el proyecto de ley no es por lo que habían estado luchando durante tantos años.

En opinión de los congregados, la legalización no tendría que estar sujeta a requisitos tan duros.

"No somos criminales, todo lo que queremos es cuidar de nuestras familias", reclamó Margarito López, panadero y miembro del Laundry Workers Center. "No estamos pidiendo una legalización, la estamos exigiendo".

La propuesta también recibió críticas por dejar fuera a las familias LGBT y por buscar antes atraer a trabajadores altamente cualificados de otros países que legalizar a los que ya están ahora mismo en Estados Unidos.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS