Víctimas de abuso piden justicia (Fotos)

Víctimas de abuso sexual se reunieron hoy frente a la Catedral Nuestra Señora de Los Ángeles para pedir justicia por los crímenes cometidos por curas y religiosos pedófilos.

Víctimas de abuso pidieron justicia por los crímenes cometidos por curas y religiosos pedófilos en Los Ángeles.

Víctimas de abuso pidieron justicia por los crímenes cometidos por curas y religiosos pedófilos en Los Ángeles.

Foto: AP
PUBLICADO: EST Jan 22, 2013 9:28 pm EST

El tiempo no siempre lo borra todo. El dolor de aquellos que fueron abusados sexualmente desde pequeños nunca se olvida. Así lo aseguraron las víctimas de abuso sexual que hoy se reunieron frente a la Catedral Nuestra Señora de Los Ángeles para pedir justicia por los crímenes cometidos por curas y religiosos pedófilos.

"Todavía puedo sentir las manos del cura en mi cuello, su aliento, su cuerpo contra el mío, sus palabras. Hay que ponerse en los zapatos del niño a quien están violando. El sufrimiento nunca se olvida", aseguro Manny Vega, quien después de 36 años de ser abusado por un cura, no ha logrado borrar esas imágenes de su mente.

Vega, junto a otras víctimas de abuso, se reunieron ayer para pedir a la Arquidiócesis católica que revele los nombres de los pedófilos y que sean llevados a la justicia. Víctimas y familiares le pidieron al Arzobispo José

Horacio Gómez que amoneste públicamente al Cardenal Roger Mahony por encubrir a los abusadores, que despida a quienes han abusado y puesto en peligro a cientos de niños, que detengan los maniobras legales que han retrasado la publicación de documentos que confirman los crímenes, que cooperen con las autoridades y que enjuicien a todos aquellos que han quebrantado la ley, incluyendo al Cardenal Roger Mahony.

El lunes pasado, y como parte de un juicio en contra del Padre Nicholas Aguilar Rivera, independiente del acuerdo de 2007, se revelaron cientos de documentos que atestiguaban que 15 años antes de que el escándalo de abuso

sexual saliera a la luz. En 1986 y 1987, el cardenal Mahony y el obispo Thomas Curry ya sabían de los crímenes y buscaron maneras de ocultar los abusos para que no se enteraran las autoridades. Los documentos revelados, que no son parte del acuerdo de 2007, atestiguan los crímenes cometidos por 14 religiosos.

La Arquidiócesis emitió un comunicado del Obispo Curry pidiendo perdón por sus acciones. En el comunicado, la Arquidiócesis declara haber aprendido de sus errores y asegura que no volverán a ocurrir. El cardenal Mahony dijo

tener tarjetas de 3x5 en el altar de su capilla con los nombres de las victimas por quienes siempre rezaba y mantenía en su memoria. Según Vega el comentario de las tarjetas era una falta de respeto hacia el sufrimiento de las víctimas.

"El cura que abusó a mi hijo, en mi propia casa, había sido transferido desde Wisconsin a California por haber abusado a otros niños. Las autoridades religiosas lo sabían, pero lo admitieron de todos modos y mintieron a la congregación", recordó Sherida Ruiz, cuyo hijo fue abusado a los 10 años por el cura que dio la misa cuando falleció su padre. Ruiz dijo que el niño comenzó a comportarse de manera extraña, pero que todos creyeron que se debía a la muerte de su papa. "Recién me enteré del abuso, cuando mi hijo cumplió 29 años". Muchos casos de abuso no son reportados porque los niños tienen vergüenza o miedo a represalias. Los documentos revelados el lunes revelaron el caso de uno de los curas pedófilos que había intimidado a su víctima, diciéndole que si contaba algo, iba a deportarlo a México.

"Cuando nuestros hijos nos cuentan algo, siempre hay que creerles", aconsejó Ruiz.

Otras de las víctimas, como Joelle Casteix quien quedo embarazada como resultado del abuso, dijeron que cuando le habían contado a sus padres, no les habían creído, o los habían hecho responsables a ellos. "Mi madre me dijo que había sido culpa mía, y las autoridades de la escuela le dijeron al resto de los padres que mi historia era falsa", recordó.

"Mis padres me pusieron como monaguillo, para que no esté en las calles y me meta en pandillas", recordó Vega. "Ellos creían que la iglesia era un lugar seguro".

La oficina del Fiscal de Distrito de Los Ángeles anuncio el martes que revisaría los nuevos documentos.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS