Comparte en Facebook
"Auditorías I-9 golpean la economía local"

Auditorías I-9 golpean la economía local

Afirman que las auditorías I-9, que está llevando a cabo Inmigración en empresas de todo el estado, no sólo son una patada a los trabajadores sino que tienen efectos directos sobre la economía local

Como parte de sus políticas migratorias, el gobierno está poniendo énfasis en revisar la documentación en ciertos sitios de trabajo.

Como parte de sus políticas migratorias, el gobierno está poniendo énfasis en revisar la documentación en ciertos sitios de trabajo.

Foto: Archivo
PUBLICADO: EST Apr 30, 2012 10:43 am EST

Chicago - Aproximadamente 200 empleados que llevaban años trabajando en una planta empacadora de carne, ubicada en Back of the Yards, perdieron su trabajo debido a una auditoría de formas I-9, política que está acabando con las oportunidades de empleo de los inmigrantes indocumentados y ya afecta las economías locales.

Rosa (*), una de las trabajadoras que perdió su empleo hace dos semanas, contó a La Raza que laboró para la compañía Chicago Meat Authority durante los últimos 18 años como empacadora de carne de res y de puerco. Junto a ella, otras dos mujeres y un hombre que vivieron lo mismo, dieron su testimonio. Una llegó a trabajar 20 años como cortadora en la planta, ubicada cerca de las calles Racine y la 47.

Llegaron a ganar poco más de $11 la hora, contaban con seguro médico, cuatro semanas de vacaciones y hasta estaban afiliados al sindicato. Perdieron todo cuando "migración fue a 'checar' los documentos".

Otra de las mujeres, que prefirió no dar su nombre, entró a trabajar allí a los 17 años, y 19 años después fue despedida. Según contaron, nunca antes hubo ningún problema con las autoridades de Inmigración y cuando empezaron a trabajar únicamente tuvieron que presentar "un seguro y una 'mica' y ya".

Según Gildardo Mercado, organizador con el Chicago Community and Workers Rights, desde fines de diciembre hasta la fecha han recibido aproximadamente 1,500 llamadas de trabajadores despedidos a causa de las auditorías I-9 y el programa de verificación laboral E-Verify. "Nosotros vemos que es un problema real y la gente tiene miedo de buscar ayuda".

UN PROBLEMA REAL

Como parte de sus políticas migratorias, el gobierno está poniendo énfasis en revisar la documentación en ciertos sitios de trabajo, por lo que las autoridades de Inmigración y Protección de Aduanas (ICE) han aumentado las auditorías de compañías, comparando los formularios I-9 ('Employment Eligibility Verification') con la información de los trabajadores.

Si los datos no coinciden, ICE notifica a la compañía que sus empleados no están autorizados para trabajar en Estados Unidos y que si no los despide puede enfrentar multas y otras sanciones. Los patrones generalmente piden a sus trabajadores que presenten documentos correctos, de lo contrario se ven forzados a despedirlos.

De acuerdo con información provista por la oficina regional de ICE en Chicago, en el año fiscal 2009 ICE realizó 1,400 auditorías I-9 a nivel nacional, y más de 2,200 en 2010. Asimismo, en 2009 ICE envió ultimátums a 52 empresas en todo el país y emitió multas por $1 millón, mientras que en el 2010 emitió casi 240 ultimátums y multas, por un total de $6.9 millones.

Rosa indicó que fueron "unos agentes a 'checar' los papeles de cada quien y cuando vieron que había errores nos dieron un tiempo para que la gente corrigiera sus datos y lleváramos los documentos en orden".

Posteriormente, dijo, hubo una reunión con los directivos de la compañía y se les informó que no podrían seguir laborando allí.

"Moralmente estamos muy mal y económicamente nos va a afectar poco a poco. No nos han dado nada de liquidación y lo que nos deben de vacaciones nos lo están dando en pagos", contó.

La Raza contactó al departamento de mercadeo de la empresa para conocer su versión y dejó mensaje, pero hasta la hora de cierre no se recibió respuesta.

LOS AFECTADOS

Para Mercado, estos trabajadores han estado entre 5 y 20 años con este tipo de compañías, haciéndolas crecer y generando ganancias para sus patrones y un día simplemente se encuentran "en la calle".

Martín Unzueta, director del Chicago Community and Workers Rights, denunció que "nuestras comunidades se están empobreciendo cada vez más con la aplicación indiscriminada del E-Verify y de las auditorías, que lo único que hacen es beneficiar a las grandes empresas".

"Una de las características que hemos encontrado es que los trabajadores que son afectados mayormente son aquellos que tienen más señoría [antigüedad en el empleo], que tienen más tiempo trabajando, que tienen más vacaciones, que tienen más salario", dijo.

Los trabajadores entrevistados dijeron que también están afiliados al sindicato UFCW Local 1546 (United Food and Commercial Workers International) pero que su contacto no los orientó ni ayudó.

"Nos dijo que iba a conseguirnos un mes más de 'aseguranza'. Yo como tengo diabetes tengo que estar comprando la medicina y aparte tengo tres niños con mi 'aseguranza'. El caso es que no nos ha mandado ni una carta. Lo llamamos y no contesta", dijo una de las mujeres.

La Raza intentó contactar al representante del sindicato y le dejó mensaje pero hasta la hora de cierre no devolvió la llamada.

Los trabajadores indicaron que la organización Chicago Community and Workers Rights les está ayudando a reclamar su 'pensión' (fondo de retiro) acumulada hasta ahora.

"Ellos nos están ayudando a luchar por nuestros derechos y nuestro dinero", dijo Rosa.

SERIAS CONSECUENCIAS

Lo cierto es que esta política de las auditorías I-9 está teniendo serias consecuencias. Un reporte del Immigration Policy Center, difundido en febrero del año pasado, afirmó que quienes están perdiendo su empleo por estas auditorías no se regresan a sus países de origen, sino más bien prefieren sumarse a la economía informal y subterránea.

Mercado comentó que "mucha gente no quiere escuchar que esto es algo real, que está devastando la economía de las familias inmigrantes". Y Unzueta coincidió en que estas políticas se están trayendo abajo las economías de "nuestras comunidades", de "nuestros barrios".

El reporte 'Deeper into the Shadows, The Unintended Consequences of Immigration Worksite Enforcement' enfatizó que el efecto dominó que están teniendo estas medidas se extiende más allá de los inmigrantes.

Según la información solicitada a ICE, a varias compañías se les prohibió recibir contratos federales, producto de estas auditorías. En 2009 se prohibió a 30 empresas y 53 individuos recibir contratos federales y en 2010 a 97 empresas y 49 individuos.

La vocera de ICE en Chicago, Gail Montenegro, indicó que no podía proveer datos específicos para Illinois, porque la información no estaba dividida por estado.

También se le solicitó los nombres de las empresas afectadas por dichas auditorías, pero ICE aclaró que "audita las empresas para determinar si su fuerza laboral está autorizada para trabajar en los Estados Unidos, como parte de su misión de proteger las oportunidades de empleo para trabajadores elegibles".

"Estas auditorías tienen distintos resultados, que van desde ninguna violación, hasta multas civiles, hasta cargos criminales. Para no impactar negativamente la reputación de las empresas que cumplen la ley, ICE no divulga los nombres de las empresas auditadas a menos que la investigación concluya con multas o una condena criminal", se comunicó.

¿A QUIÉN CONTRATARÁN?

Unzueta también externó su desconfianza. "Lo que están haciendo [estas compañías] es que están recontratando gente igualmente sin documentos. Es lo mismo, nomás que ahora ya pasó la auditoría y ya vendrá dentro de otros cinco años, entonces son hipócritas".

En el reporte 'Deeper into the Shadows' se citó a Emily Tulli, abogada del National Immigration Law Center, quien aseveró que "en algunos casos" los empleadores incluso han recontratado a los trabajadores que despidieron, usando subcontratistas que pagan salarios más bajos. Otra opción son las agencias de empleo temporal.

Asimismo, se incluyó al abogado experto en temas de inmigración y negocios de Chicago, Paul Zulkie, quien agregó que las compañías también están pagando un alto precio, "debido a la pérdida de empleados con experiencia y entrenamiento, por culpa de las auditorías de ICE".

Zulkie también se preguntó cómo es que ICE escoge a las empresas que auditará. "Las compañías son investigadas con base en pistas o 'tips'; algunas veces de otras agencias del gobierno, llamadas anónimas o empleados molestos".

Según reportes del diario The Wall Street Journal, autoridades del departamento de auditorías de ICE han indicado que las compañías auditadas operan en áreas "de infraestructura crítica y recursos claves" como producción alimentaria, tecnología de la información, servicios financieros y construcción.

(*) Rosa es un nombre ficticio, ya que la mujer pidió el anonimato, debido a su situación.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Chica Fresh

NOTICIAS