Alquiler de cuartos: pesadilla en el Alto Manhattan

Conozca sus derechos y los de sus inquilinos

Jaime Espinal.

Jaime Espinal.

PUBLICADO: EST Mar 14, 2012 12:01 am EST
Alto Manhattan.- En los dos años y medio que José Santos, de 50 años, vivió en cuartos alquilados en el Alto Manhattan, antes de mudarse ponía dos condiciones: "derecho a novia y aire acondicionado en el verano". "En donde me aceptaban, nunca tuve problemas porque yo soy muy disciplinado y respetuoso y pago puntualmente", dijo Santos. Jaime Espinal, de 54 años, lleva los 15 años de residencia en Nueva York viviendo en cuartos alquilados, y aseguró que trata de no molestar a los inquilinos principales "porque no me gusta que me llamen la atención". Pero no todo es color de rosa. Cuando se escucha a los que alquilan los cuartos, se encuentra historias horribles. Como a Juana García, quien tras verse en una situación en que el sueldo que ganaba no le alcanzaba para pagar el alquiler, decidió desocupar la habitación de sus dos hijos adolescentes para alquilarla, y para ello colocó el letrero "Room for Rent" en varias calles de Washington Heights. A los pocos días un hombre la llamó, y lo que en los primeros 30 días pareció un inquilino ideal, se convirtió para la familia en una verdadera pesadilla. "Acordamos un pago de $125 semanales, pero pasado el mes el inquilino no volvió a pagarme un centavo más, bajo la excusa de que no encontraba trabajo", dijo García, quien no quiso ser fotografiada porque no quería que la reconocieran. "Y lo peor fue que comenzó a fumar marihuana y a llevar mujeres a altas horas de la noche, y se la pasaban bebiendo y oyendo música, y nos no dejaban dormir", señaló García. Para García desalojar a su inquilino, tuvo que ir a corte, y aún así al final tuvo que sacar dinero de su bolsillo para que el hombre se mudara a otra parte. El caso de García, debido a los altos alquileres, se está convirtiendo en algo muy común en los barrios del Alto Manhattan, según revelaron Mary Eli Gratereaux y Martha Paula, del programa de Mediación y Resolución de la Washington Heights-Inwood Coalition, donde anualmente atienden más de 300 casos, un 20% de conflictos entre inquilinos y subinquilinos. Paula dijo que al programa de Mediación llegan casos de diferentes agencias, entre ellas el Departamento de Policía de Nueva York, de la Corte de Vivienda, Iglesias, o referidos por algún amigo. "El mayor problema es que la gente alquila cuartos sin conocer sus derechos ni los de sus inquilinos", dijo Paula. "Si un subinquilino ya lleva más de 30 días con el cuarto alquilado, la ley lo protege de modo que quien le alquila ni puede sacarlo de inmediato, ni cambiar la cerradura, ni tocarle sus pertenencias, y para desalojarlo tiene que ir a un proceso a corte", señaló Paula. Mary Eli Gratereaux dijo que en sus servicios de mediación han visto casos horribles, y relató el de una señora muy religiosa, de unos 70 años, quien para hacerle un favor a una familia que acababa de llegar de República Dominicana que no tenía dónde vivir, le alquiló un cuarto y a los pocos días prácticamente se apoderaron de la casa. "La familia la insultaba, le consumía la comida que ella guardaba en la cocina y cocinaba a las 2 y 3 de la mañana, y le decía que ellos se iban a ir de allí cuando les diera la gana", dijo Gratereaux. Otro caso que refirió, cuyos nombres no pudo revelar por política de confidencialidad, fue el de una estudiante de Columbia University que a los pocos días de haber alquilado un cuarto comenzó a tomar fotos del apartamento y a decir que todo lo que estaban allí lo habían puesto para hacerle daño. "Era una muchacha con serios problemas mentales", dijo Gratereaux. Pero también se ven casos de desamparados de los llamados acumuladores, que después que alquilan el cuarto, llenan toda la vivienda de cajas y desperdicios. El consejo de Gratereaux y Paula: conozca las leyes antes de entrar a una persona desconocida a su vivienda. De acuerdo con la Rent Guidelines Board, RGB, de la ciudad de Nueva York, la ley del estado de Nueva York permite que el inquilino principal comparta el apartamento con su familia inmediata, y un ocupante adicional y los niños dependientes del ocupante. (Cualquier contrato de alquiler que pone impedimento para un ocupante adicional y los hijos de éste, es ilegal). El inquilino principal tiene derecho de desalojar al ocupante adicional, mediante un proceso de desalojo legal.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS