Muestran diseño del parque High Line

En la actualidad el parque arranca en la calle Gansevoort, en el oeste de la isla de Manhattan, y termina en la calle 30, y una vez que concluyan las obras del último tramo, conocido como “jardín de raíles”, se extenderá hasta la calle 34, cuando abra sus puertas al público a mediados...

Millones de personas han visitado ya las dos primeras partes del High Line.

Millones de personas han visitado ya las dos primeras partes del High Line.

Foto: Thehighline.org
PUBLICADO: EST Mar 14, 2012 12:01 am EST
Nueva York (EFE).- Los primeros diseños del tercer y último tramo del High Line, el popular parque de Nueva York construido sobre unas antiguas vías de tren a nueve metros de altura, han sido desvelados por la organización que lo impulsa, que prevé completar su construcción en 2013. Así se puede ver en la página web de Amigos del High Line, la asociación sin ánimo de lucro que lleva detrás de este parque público desde que en junio de 2009 se inauguró su primer tramo y que ha difundido los diseños realizados por los estudios James Corner Field Operations y Diller Scofidio + Renfro. En la actualidad el parque arranca en la calle Gansevoort, en el oeste de la isla de Manhattan, y termina en la calle 30, y una vez que concluyan las obras del último tramo, conocido como “jardín de raíles”, se extenderá hasta la calle 34, cuando abra sus puertas al público a mediados de 2014. "Ésta es la primera visión del paisaje único que se puede ver desde el 'jardín de raíles' del High Line, que todavía está cubierto de las plantas salvajes y césped que creció entre las vías cuando dejaron de usarlas los trenes en los años 80”, explicó la organización en un comunicado. Amigos del High Line mostró esos diseños a los vecinos de la zona en la que se erige este particular parque para recibir propuestas de una comunidad que ha visto una inversión privada de 2,000 millones de dólares y la creación de 12,000 puestos de trabajo desde que se construyó el primer tramo del parque en su barrio. Los diseños muestran las primeras propuestas para los bancos que se extenderán a lo largo del nuevo tramo del parque, el área de reunión que se planea construir sobre la intersección de la Décima Avenida y la calle 30 y la decoración de sus jardines, que estarán inspirados, al igual que los otros dos tramos, en las plantas salvajes que crecieron entre las vías durante sus años de abandono. Con un coste previsto de 90 millones de dólares, la construcción del tercer y último tramo del High Line está ligada a los planes de renovación del área occidental de Manhattan conocida como Hudson Yards, que en su día estuvo muy vinculada a las actividades portuarias de la ciudad y ahora está repleta de infraestructuras de transporte casi obsoletas y edificios en desuso. Millones de personas han visitado ya las dos primeras partes del High Line, que transformó en una zona ajardinada una vieja y abandonada línea de tren, construida en la década de los treinta para transportar mercancías a lo largo de la Décima Avenida con las que abastecer a las fábricas de las orillas del río Hudson.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS