Su negocio es limpiar las casas

Mujeres convierten la habilidad de limpiar en un exitoso modelo de negocios

Teresa Pérez, sus hijos están orgullosos de que ahora era es una empresaria.

Teresa Pérez, sus hijos están orgullosos de que ahora era es una empresaria.

PUBLICADO: EST Feb 15, 2012 12:01 am EST
Brooklyn - La mexicana Teresa Pérez sabía cómo dejar su casa reluciente, pero aún así temblaba las primeras veces que le tocó limpiar las viviendas de sus clientas. "Sí se puede", se repetía a sí misma para despertar su seguridad. Hoy, casi seis años después, se ríe de esos momentos que marcaron el inicio de la pequeña empresa que fundó con otras 15 residentes latinas de Sunset Park, Brooklyn. "Sí se puede" fue el nombre que le dieron a la cooperativa que fundaron con la ayuda del Centro para la Vida Familiar (CVF). Hoy, la iniciativa no sólo cuenta con 37 miembros y una base de datos de 1,800 clientes (25% regulares), sino también es el modelo que sirvió para crear dos cooperativas de mujeres más: el servicio de cuidado para niños Beyond Care, fundado en 2008, y el de atención de ancianos Golden Steps, que lanzarán este mes. CVF es la incubadora de estas iniciativas, dice la coordinadora Vanessa Bransburg, y provee a las participantes el adiestramiento y la asesoría legal de mercadeo y publicidad que necesitan para empezar. Teresa trabajó por meses para que el plan de negocios de "Sí se puede" se hiciera realidad. Recibió 12 semanas de entrenamiento para obtener la certificación de CVF, que es una de las garantías para quienes contratan este servicio de limpieza. Tal preparación la ayudó a conocer más de esta industria, así como aprender nociones de liderazgo, ventas y administración."Son negocios democráticos, donde cada una tiene voz y voto", destaca Vanessa Bransburg. Para ella, este es su primer trabajo. De hecho -dice- nunca había dejado a sus hijos al cuidado de otra persona. Por eso el cambio de vida se sintió especialmente en casa. "Fue una gran tarea acostumbrar a mi esposo, pero ahora ellos ven no sólo que es un trabajo honrado, sino que yo soy una empresaria", dice orgullosa. Con este modelo empresarial, ella establece su propio horario para atender a su familia, acota la directora de CVF, Julia Jean- Francois.

Explosión de autoestima

Laura Palacios es una de las 21 emprendedoras que están creando la nueva cooperativa de atención a los ancianos llamada Golden Steps. "Nuestro servicio es atenderlos y estimularlos para que continúen haciendo lo que les gusta". Como su trabajo consiste en el trato directo con personas, su preparación debe ser muy sofisticada. Se necesita mucho amor al prójimo, acota. Desde junio pasado, ella ha recibido entrenamiento para atender a personas enfermas que requieren cuidados especiales. Psicólogas y trabajadoras sociales le han enseñado a entender los cambios emocionales de sus clientes o las dificultades que pueden enfrentar con ellos. Aunque antes trabajaba como orfebre, para ella ser parte de la cooperativa ha sido "una explosión" de emociones. "Como buena mujer latina, toda mi vida se centraba en mi familia, al punto que nunca había salido a un restaurante con amigas", explica. Más allá del negocio, la cooperativa también le ha ayudado a realizarse como mujer y a ganar amistades que antes no tenía. Por suerte el cambio ha sido bien recibido en su hogar: "Mis hijos siempre se interesan por saber lo que hago y saben que estoy trabajando duro para salir adelante".
Agrega un comentario

MÁS NOTAS