'Argo' triunfa en unos Oscar muy repartidos

'Argo' gana Oscar al Mejor Filme en el año de 'Life of Pi' y el chileno Claudio Miranda.

La cinta de Ben Affleck obtuvo el premio principal de la gala de los Oscar.

La cinta de Ben Affleck obtuvo el premio principal de la gala de los Oscar.

Foto: AP
PUBLICADO: EST Feb 25, 2013 12:01 am EST

Los previsibles, y que se confirmaron, fueron Argo, Mejor Película, Daniel Day Lewis, Mejor Actor por Lincoln, Jennifer Lawrence, Mejor Actriz por Silver Linings Playbook, y Anne Hathaway por Les Misérables. Todos ellos se fueron del Teatro Dolby en el corazón de Hollywood con una estatuílla bajo el brazo.

Pero también hubo sorpresas, como en los apartados de Mejor Actor de Reparto o Mejor Director.

En resumen, la 85 edición de los Oscar de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, entregados por sus alrededor de 6,000 miembros en una gala celebrada ayer, tuvo un poco de todo, repartiendo preseas entre los principales largometrajes: cuatro para Life of Pi, tres para Argo y Les Misérables, dos para Lincoln, Django Unchained y Skyfall, y una para Zero Dark Thirty, Silver Linings Playbook y Amour.

Entre los latinos nominados, los afortunados fueron el chileno Claudio Miranda, quien logró su primer Oscar tras dos nominaciones por su alabado trabajo en Life of Pi, que ejecutó en tres dimensiones.

Miranda, minutos después, expresó "anoche [sábado] mi padre estaba bailando [por la nominación]… pero quiero dejar claro que dejé Chile cuando tenía un año… [aunque] me encantaría ir a Chile para hacer una película allá. Es uno de mis objetivos"; Inocente Izúcar la estrella del cortometraje en imagen real Inocente, que subió al escenario para recoger la estatuilla (el filme es sobre la superación personal de la joven después de que su padre fuera deportado a México por abusos, y el descubrimiento de su pasión por la pintura); y el músico Sixto Díaz Rodríguez, cuya vida es retratada en el documental largo Searching for Sugar Man, que fue recompensado con el Oscar, aunque él no estuvo presente en la sala.

El español Paco Delgado no lo consiguió por el vestuario de Les Miserables (en su lugar lo recibió, como estaba más o menos previsto, Anna Karenina), como tampoco lo lograron ni la cinta chilena No, de Pablo Larraín, candidata en el apartado de Mejor Filme de Habla no Inglesa (lo ganó, como estaba anunciado, la austriaca Amour, que partía con cinco nominaciones), ni el mexicano José Antonio García por el mezclado de sonido de Argo (lo recibió Les Misérables).

El Oscar a la Mejor Película, presentado por Jack Nicholson y, desde la Casa Blanca, por la Primera Dama Michelle Obama, recayó, por supuesto, en Argo, de Ben Affleck, quien no contó con una candidatura a Mejor Director, galardón que se llevó Ang Lee por 'Life of Pi', que era la cinta candidata a Mejor Filme más taquillera en todo el mundo con cerca de $550 millones recaudados.

Una gala larga, muy larga

Las bromas funcionaron, los montajes fueron acertados y el tono adecuado. Nada pareció fallar en la introducción que Seth McFarlane llevó a cabo, con la colaboración de media docena de guionistas, donde se combinó buen humor a costa de Jodie Foster, Tommy Lee Jones o las actrices (a las que dedicó una canción titulada Hemos visto tus pechos) ­–y a veces dardos venenosos a costa de Rihanna y Chris Brown (la violenta Django Unchained es su versión de “una cita amorosa”, dijo)–, con la participación de William Shatner –como el capitán Kirk de Star Trek viajando desde el futuro–, Charlize Theron, Channing Tatum, Joseph Gordon-Levitt y Daniel Radcliffe, estos últimos cuatro bailando y cantando junto a McFarlane en un efectivo, aunque quizás demasiado alargado prólogo, que homenajeó al musical clásico.

El resto de la muy larga gala, con un MacFarlane bajo control (lo que no se puede decir del excesivo número de canciones incluídas en ella), brilló a momentos ­–la arrebatadora intervención de Shirley Bassey cantando Goldfinger en el homenaje al 50 aniversario de la saga cinematográfica de James Bond, sumada a la no menos portentosa interpretación de la nominada Skyfall por Adele, antes de recoger su primer Premio de la Academia–, aunque en otras ocasiones se quedó muy lejos de sus intenciones–la presentación de un par de Oscar por parte del reparto de The Avengers, sin gracia alguna–.

El montaje musical dedicado a Chicago, aunque magistralmente interpretado por Catherine Zeta-Jones sonó innecesario (no fue casualidad que los productores de la gala fueron Craig Zadan y Neil Meron, que ganaron el Oscar por la cinta hace diez años…), al igual que el de Dreamgirls, con Jennifer Hudson en el escenario. No obstante, el de Les Misérables sí tuvo sentido, ya que obviamente el largometraje partía con ocho candidaturas y, además, disfrutó de la presencia de un sensacional Hugh Jackman, que cantó Suddenly, el tema original y nominado de la cinta.

Pero el momento cumbre de la noche, y probablemente histórico, fue la reunión de todo el reparto del musical en escena, cantando One More Day: la actuación de Jackman acompañado de Russell Crowe, Anne Hathaway, Eddie Redmayne, Helena Bonham Carter y Amanda Seyfried, entre otros, fue apoteósica, y dejó a la platea del Dolby Theatre de pie y aplaudiendo a rabiar.

Más o menos igual que cuando Barbra Streisand dejó claro por qué sigue siendo única en la historia de la música contemporánea, al cantar The Way We Were, el clásico del recientemente fallecido Marvin Hamlisch, su amigo y compositor.

Otro momento para no olvidar de la 85 edición de los Oscar… que sí se olvidó de incluir a Lupe Ontiveros en su homenaje a los desaparecidos de la industria durante el año pasado. ¿Cómo es posible?

Agrega un comentario

MÁS NOTAS