Supermercado de Brooklyn en la mira de 'La Migra'

Reina incertidumbre entre los empleados por no tener sus documentos en regla

Severo García (al frente) y un compañero de labores ordenan los vegetales en el supermercado Three Guys, ayer, en Brooklyn.

Severo García (al frente) y un compañero de labores ordenan los vegetales en el supermercado Three Guys, ayer, en Brooklyn.

Foto: EDLP / Mariela Lombard
PUBLICADO: EST Apr 9, 2013 12:01 am EST

NUEVA YORK — En la misma semana en la que se puede presentar el proyecto de la reforma migratoria, decenas de empleados inmigrantes hispanos de un supermercado en Brooklyn ven peligrar sus trabajos por una auditoría de los servicios de inmigración.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ordenó la semana pasada una auditoría I-9 sobre los permisos de trabajo de los empleados del supermercado Three Guys, situado en Fort Hamilton Parkway, donde trabajan 60 personas, la mayoría inmigrantes centroamericanos.

Si lo agentes del DHS determinan que los trabajadores no tienen la documentación en regla, pueden arrestar o someter a fuertes multas al empleador, ordenar que despida a trabajadores o, incluso, en casos extremos, arrestar a empleados para iniciar el proceso de deportación.

"Uno nunca sabe lo que puede suceder y todos lo estamos viviendo con temor", dijo el mexicano Severo García, que lleva trabajando ocho meses en el establecimiento. "Entré en este país en 1994 y he demostrado que sólo he venido aquí a trabajar y merezco que me dejen que me gane la vida honradamente".

El sindicato United Food and Commercial Workers Local 348-S (UFCW) está defendiendo a los trabajadores afectados, y ayer convocó una manifestación frente a las puertas de las oficinas del DHS en Nueva York para pedir que detenga la auditoría hasta que se conozcan los detalles de la propuesta de la reforma migratoria.

"Los trabajadores inmigrantes están a punto de tener un proceso para ajustar su estatus migratorio", declaró Mark Carotenuto, presidente electo del sindicato. "Ahora no es el momento para causar shock o miedo en las comunidades de inmigrantes con estrategias que han arruinado vidas y separado familias".

Tanto el sindicato como los trabajadores defienden al dueño del establecimiento, Philip Penta, de quien asegura les ofreció contratos con salarios justos y días de enfermedad y vacaciones pagadas.

Reclaman que se persiga en cambio a los dueños de supermercados que pagan por debajo del salario mínimo y no ofrecen compensaciones ni beneficios.

"No es fácil encontrar un trabajo de este tipo que esté bien pagado y con buenas condiciones", expresó Esteban Ramos, cuya esposa e hijos continúan en México y dependen de su sueldo. "Estamos con mucha incertidumbre y sería un drama para nosotros perder este empleo".

Penta no participó en la protesta y prefiere mantenerse al margen y no hacer declaraciones hasta que concluya la investigación.

DHS, que aún no ha emitido un dictamen sobre el resultado de la inspección, dice que realiza auditorias aleatorias en cualquier tipo de compañía, independientemente de su tamaño o número de empleados, sin que haya necesidad de una denuncia previa de por medio.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS