La necesidad de fomentar los cupones de alimentos

PUBLICADO: EST Sep 4, 2013 12:01 am EST

Alrededor de nuestra ciudad, muchas familias se preocupan como van a conseguir su próxima cena. Aún si están trabajando.

En 2010, hubo más de dos millones personas en la ciudad de Nueva York que calificaron para el Servicio de Alimentos y Nutrición (SNAP, en inglés, el programa anteriormente conocido como cupones de comida).

El número de residentes de la Ciudad que participan en el programa ha aumentado en los últimos años, llegando a 1,737,390 beneficiarios en 2010. Pero casi un cuarto de los que califican para SNAP no aprovechan del programa – ya sea debido a la accesibilidad, la vergüenza, u otra razón.

Según datos federales, trabajadores pobres que califican para SNAP son menos propensos a participar comparados a la población general de los que califican.

Hay algunas soluciones simples para asegurar que más familias tengan acceso a alimentos básicos y nutritivos — pero los estamos ignorando.

Algo que podemos hacer en este momento para aumentar la inscripción es garantizar que las organizaciones que buscan inscribir a trabajadores de bajos ingresos que califican, tengan acceso a los lugares de trabajo de bajos salarios donde es probable encontrar solicitantes elegibles.

Debemos crear un sistema que permita la registración de organizaciones calificadas con la Ciudad o el Estado para proveer esta inscripción en lugares de trabajadores de bajos salarios en empresas que hacen negocios con el gobierno, reciben subsidios públicos, incentivos fiscales, o que se registren para facilitar el acceso.

Hace años, organizaciones no lucrativas han registrado personas para estampillas de comida en lugares como centros para personas mayores. Al proveerle a estas organizaciones el acceso a sitios de trabajo de bajos salarios, vamos a dar a personas y familias que necesitan apoyo un acceso más directo a SNAP, y la experiencia de una organización no lucrativa calificada.

Hay que hacer más para cerrar la brecha de SNAP. Como requerir que las agencias públicas ofrezcan aplicaciones para quienes califiquen. Por ejemplo, dado el considerable cruce entre aquellos que son elegibles para los cupones y los que viven en vivienda pública, se puede proveer aplicaciones a inquilinos mientras aplican para vivienda o renuevan el contrato de alquiler.

Un innumerable número de neoyorquinos simplemente necesita ser pagados más que un salario de pobreza – y registrar gente en estampillas de comida no puede ser un sustituto para pagar a los trabajadores un salario real. Pero también tenemos que hacer más para que cada familia que califique para SNAP pueda aprovechar de este programa que frecuentemente salva vidas.

Simplemente no tiene sentido que niños vayan a la cama con hambre cuando hay maneras sencillas de asegurarse que más familias tengan acceso a los alimentos que necesitan.

Permitiendo que los trabajadores de bajos salarios se inscriban en sus sitios de trabajo, y mejorando el acceso a través de los servicios públicos, ayudaría considerablemente cerrar la brecha de SNAP— y ayudaría a garantizar que todas las familias de la Ciudad tengan los recursos necesarios para proveer alimentos saludables para sus hijos.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS