Feminicidio ronda a dominicanas de NY

Edith Rojas, de 19 años,  fue asesinada  el 31 de diciembre 2012.

Edith Rojas, de 19 años, fue asesinada el 31 de diciembre 2012.

Foto: Archivo EDLP
PUBLICADO: EST Jan 17, 2013 12:01 am EST
NUEVA YORK— La comunidad de Inwood en Manhattan despidió el 2012 con la horrible noticia del asesinato de Edith Rojas, de 19 años, presuntamente a manos de su novio. La joven dominicana fue apuñalada en la espalda varias veces en frente de la vivienda de sus padres. Tres meses antes, Kenia Castillo, de 43 años, también dominicana, fue muerta de cuatro balazos por su expareja, en El Bronx.

Los casos de Rojas y Castillo siguen los mismos patrones de violencia de género que ocurren en República Dominicana, donde los feminicidios y las agresiones a mujeres han ido en aumento en los últimos seis años, hasta el punto de que algunos han calificado la situación de "epidemia" y de "tragedia nacional".

Ante estos casos recientes ocurridos en la Gran Manzana, muchos se preguntan si la "epidemia" de feminicidios o el asesinato de mujeres por razones de género de República Dominicana se ha expandido a la comunidad quisqueyana de Nueva York.

Karina Aybar, directora del programa contra la violencia doméstica Nuevo Amanecer, del Centro de Desarrollo de la Mujer Dominicana, agencia que organiza La Marcha de las Novias, dijo que la violencia de género es una epidemia no sólo en República Dominicana sino también en Nueva York, "en la que el dominicano contribuye, pero no sólo el dominicano".

"Nosotros no llevamos estadísticas de feminicidios por nacionalidad, porque no somos una agencia de tipo judicial, pero tenemos estadísticas de los casos de violencia doméstica que nos llegan, y las comunidades más afectadas son la dominicana, la mexicana y la ecuatoriana", indicó.

Aunque las autoridades no guardan estadísticas de víctimas de violencia domestica por nacionalidad, en los últimos seis meses, este rotativo cubrió más de 10 casos, el 40% feminicidios de dominicanas.

Tal como señaló Aybar, la violencia doméstica en Nueva York es un problema creciente. En 2011 hubo 92 homicidios en la ciudad según estadísticas de La Oficina de la Alcaldía para Combatir la Violencia Doméstica (OCDV). De los 92 casos, la comunidad hispana fue la segunda más afectada, con 27 homicidios, 16 de ellos (32.7%) provocados por su pareja íntima. En la comunidad afroamericana se produjeron 43 casos, y en la blanca 17.

Aunque el total de muertes en 2012 todavía no está disponible, esta agencia reveló que hubo 48 homicidios intrafamiliares en los primeros nueve meses de ese año. La madre dominicana Luz Paulino, de 33 años, fue otra de esas víctimas. Ella fue asesinada en junio de múltiples puñaladas en el apartamento donde vivía el padre de su hijo de siete años, identificado como Maximiliano Lozada, de 34 años, quien tras cometer el hecho fue a una bodega y compró dos cervezas Coors Light y fue arrestado días después.

Sandra Amparo, tía de Paulino, calificó a su sobrina como "una buena madre, que fue víctima durante muchos años de maltrato", y señaló que el caso de Paulino "es un reflejo de un mal generalizado que estamos viviendo en muchos países, y más en los dominicanos, donde los índices de feminicidios son terribles".

En República Dominicana estadísticas de la Procuraduría General muestran que el índice de feminicidios va en aumento, de 190 en 2005 hasta 234 en 2011. En los primeros nueve meses del año 2012 hubo 146 feminicidios. La mayoría se produjeron por celos o por rechazo de las mujeres a volver con sus exparejas.

Para el psiquiatra Fernando Taveras, del Centro Médico Dominicano, los quisqueyanos no han traído de su país la violencia de género, sino que es un fenómeno complejo que afecta a muchos países, "y por eso en Nueva York vemos feminicidios en otras comunidades".

"En el caso de los dominicanos, se debe a una especie de inadaptación del hombre con respecto a lo mucho que se ha desarrollado la mujer en los últimos 50 años. La mujer se le ha ido delante socialmente, porque ya tiene el rol de que trabaja, de que dirige, etc., y el hombre, con poca educación y falta de autoestima, cree que sólo a través de la violencia y el control puede apoderarse de ella", explicó Taveras.

Hoy la asambleísta Gabriela Rosa y otros dirigentes electos de Inwood, tendrán una conferencia de prensa sobre el tema, para evitar que casos como el de la joven Edith Rojas se repitan en esa comunidad.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS