El latín está más vivo que nunca en Brooklyn

Dos estudiantes de HS logran puntuación perfecta en el Examen Nacional de Latín.

Dianisbeth Acqui (final a la der.) y Guadalupe Terrones junto ajunto a la maestra María Wenglinsky quien dice que sus alumnas leen textos completos en latín.

Dianisbeth Acqui (final a la der.) y Guadalupe Terrones junto ajunto a la maestra María Wenglinsky quien dice que sus alumnas leen textos completos en latín.

Foto: Carolina Ledezma / EDLP
PUBLICADO: EST Apr 30, 2012 12:01 am EST

Brooklyn - La panameña Dianisbeth Acqui y la peruana Guadalupe Terrones, de 17 años, son parte de una élite que domina una de las lenguas más antiguas del planeta: el latín.

Estas dos alumnas del último año de la secundaria Saint Savior de Park Slope lograron 100% en la reciente edición del Examen Nacional de Latín, una puntuación perfecta obtenida por sólo 5% de quienes hacen la prueba que mide destrezas en la lengua y cultura de la Roma antigua.

Este año fue el segundo en que Dianisbeth logró la máxima calificación en el examen que presentaron más de 149,000 estudiantes del país y 13 naciones del mundo. Sólo 1,363 de ellos obtuvo una calificación perfecta en esta ocasión.

"Yo amo la historia y los idiomas, por eso el latín me abre muchas puertas", dice esta joven de Sunset Park, quien recién fue admitida en Harvard University para estudiar Política e Historia.

Al principio, aprender la lengua madre del español y otros idiomas le pareció pan comido, pero luego supo que detrás de cada aspecto que dominaba siempre había otro más difícil. "Lo que más me ha enseñado es a ser muy rigurosa en mis otras clases".

Cuando se le pregunta qué recomienda a quienes se inician en su estudio dice con seguridad: "Qué hagan sus tareas y lean mucho".

Su compañera Guadalupe coincide con ella. "Si trabajas duro realmente todo saldrá bien", advierte quien en cada clase encuentra algo fascinante que aprender.

La joven peruana se prepara para cursar Estudios Clásicos en Hunter College al graduarse este año. Será la primera en su familia en tener un título universitario. "Me gusta todo, especialmente cuando se hace más difícil".

En más de 13 años que su profesora, María Wenglinsky, lleva enseñando la lengua latina en Saint Savior ha comprobado que la ventaja del latín es que no hay excepciones. Las reglas nunca fallan. "Por eso he visto como alumnos que no son buenos en otras materias responden de manera diferente cuando están en mis clases".

Ella exalta el logro de sus discípulas, quienes se cuentan entre las 60 niñas que hicieron la prueba avalada por la American Classical League. En la cita de marzo, los participantes contestaron unas 40 preguntas sobre gramática, comprensión, mitología, vida, historia y derivados.

"Ellas están en un nivel avanzado que les permite no sólo decir palabras en latín, sino leer textos completos", explica.

El próximo mes de mayo Dianisbeth y Guadalupe recibirán su medalla de honor y diploma que certifican su triunfo. "Yo sé que lo que he aprendido me servirá mucho en el futuro, porque el latín es algo que muy pocas personas dominan", asegura Guadalupe.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS