Dominicana llora a joven baleado en NY

PUBLICADO: EST Sep 15, 2012 12:01 am EST
Santo Domingo - "Ella pregunta por su papá porque él hablaba mucho con ella por teléfono. Yo le dije que su papá estaba durmiendo, que se fue para el cielo, pero que él la estará viendo desde allá y ella dice que se quiere ir con él…"

Stacy Nicole Peña Troncoso, de 20 años, anda convertida en pena. Su dolor se sobredimensiona cuando observa a su hija Jamie, de tres años, corretear alrededor del ataúd de su padre, Reynaldo Julio Cuevas, el joven de 20 años que perdió la vida luego de que el día 7, Ramysh Bangali, uno de los agentes policiales que acudió a la bodega Aneurys en El Bronx, Nueva York, le disparó en momento en que la patrulla trataba de impedir un asalto.

Stacy Nicole conoció a Reynaldo Julio en la adolescencia. Ambos estudiaban en la escuela del sector Lucerna, en Santo Domingo Este. "Él estaba en octavo curso de primaria y yo en séptimo", recuerda.

La familia de Reynaldo Julio, encabezada por sus padres Magdaleno Cuevas y Ana Milagros Cuevas, había regresado de retirada para vivir en el país luego de residir en Estados Unidos.

"Ellos duraron cinco años viviendo aquí y luego se fueron cuando pasó lo de su papá (Magdaleno): unos hombres lo querían atracar. No le pudieron quitar nada y se desesperaron y le dieron un tiro mientras estaba en el piso".

Eran las 6:00 de la tarde del domingo 30 de mayo de 2010. El oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) informó, días después que "fue asesinado Magdaleno Cuevas miembro de Base del Comité Intermedio Simón Orozco en el municipio Santo Domingo Este". Según la organización, Cuevas fue atacado en el sector Lucerna, por unos atracadores que lo sorprendieron al momento de regresar del cementerio, a donde acudió a visitar la tumba de su madre.

Stacy Nicole revive esa tragedia con la del padre de su hija, una niña con el pelo rizo que sonríe y corretea sin entender del todo que se quedó sin padre debido a la actuación de un agente de la Policía de Nueva York.

Cuenta que su cuñado, Jimmy Cuevas, la llamó por teléfono en horas de la madrugada del pasado día 8. "Yo le dije a su hermano: no juegue con eso. Me levanté asustada".

Entonces, recibió otra llamada de su cuñada que confirmó la fatal noticia. Cuenta que Reynaldo Julio había regresado en dos ocasiones después de retornar a Nueva York tras el asesinato de su padre Magdaleno. "Se fue de retirada. Fue 'a hacer' los papeles para venir y 'hacerle los papeles' a su hija para ver si podíamos casarnos (legalmente) para llevarnos".

"Solo faltaba el acta de nacimiento de él legalizada desde allá (desde Estados Unidos)", apunta. El pasado jueves tuvo que recibir el cadáver del padre de su hija.

Luego del velatorio en la funeraria Blandino, el cuerpo de Reynaldo Julio fue sepultado al caer la tarde en el cementerio Cristo Salvador de ese municipio.

La madre de la víctima se veía desconsolada ante el féretro de su hijo. Ana procreó con Magdaleno, además de Reynaldo Julio, a Jimmy, Joel y Nicole, explica Stacy Nicole.

Ahora Stacy Nicole sólo pide que se haga justicia. "Lo que pedimos es que se haga justicia. Fue negligencia por parte de ellos (la Policía de Nueva York), porque si lo tenían en el piso no tenían la necesidad de dispararle".

"Ahora él dice que se le escapó (la bala). Pero queremos que se haga justicia porque ya en Nueva York han pasado muchos casos y se quedan como sin nada", dice.

Mientras, Sanford A. Rubenstein, uno de los abogados de la familia, sostiene que lo importante en esto momento será que las autoridades de Estados Unidos lleven ante un gran jurado al policía que disparó contra Reynaldo Julio y que se le abra un proceso en materia criminal.

Rubenstein afirma que el caso conllevará además de una demanda en materia civil que busque resarcir a los familiares de la víctima. Sin embargo, insiste en que lo importante en esta etapa será llevar al responsable de hacer el disparo mortal ante el gran jurado.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS