Sigue libre policía que golpeó a joven con síndrome de Down

Un agente del Departamento del Alguacil de San Diego agredió el pasado diciembre a Antonio Martínez cuando caminaba de su casa hacia la panadería de su familia

Antonio Martinez, de 21 años, posa con Melissa Mejía, de 16 años, hija de la dueña de un negocio ubicado a unos pasos de donde el joven con síndrome de Down fue golpeado por un agente del Departamento del alguacil de San Diego en la ciudad de Vista (California).

Antonio Martinez, de 21 años, posa con Melissa Mejía, de 16 años, hija de la dueña de un negocio ubicado a unos pasos de donde el joven con síndrome de Down fue golpeado por un agente del Departamento del alguacil de San Diego en la ciudad de Vista (California).

Foto: EFE
PUBLICADO: EST Jan 18, 2013 2:08 pm EST

San Diego - Miembros de la comunidad de San Diego exigen justicia para un joven hispano con síndrome de Down, quien hace unas semanas fue golpeado por un agente del Departamento del Alguacil, lo que le ocasionó daños físicos y emocionales.

A un mes del incidente y tras no recibir respuesta por parte de las autoridades, los familiares de Antonio Martínez, de 21 años, y activistas encabezarán este fin de semana una protesta a las afueras de las oficinas del Departamento del Alguacil en la comunidad de Vista, al norte del Condado de San Diego.

La familia estudia la posibilidad de presentar una demanda en contra del agente involucrado.

Los hechos ocurrieron el pasado 18 de diciembre, cuando Antonio Martínez, de ascendencia mexicana, caminaba de su casa hacia la panadería de su familia.

Agentes del Departamento del Alguacil realizaban una inspección de la zona tras una denuncia de violencia doméstica en el vecindario.

Cuando el joven pasó por delante de los oficiales, uno de ellos le pidió que se detuviera. Al no acceder, el agente, identificado como Jeffrey Guy, roció gas pimienta a Martínez y posteriormente, le propinó una fuerte golpiza, relatan testigos de los hechos.

Melissa Mejía, hija de la dueña de un negocio ubicado a unos pasos de los hechos, relató lo sucedido aquella tarde.

“Antonio no mostró ninguna resistencia, sólo trataba de limpiarse los ojos por el gas pimienta, cuando mi mamá y yo nos tratamos de acercar, el oficial sacó su macana, le golpeó un par de veces en las costillas”, señaló a Efe. “Me dio mucho miedo, pero queríamos estar ahí, este niño no había hecho nada, es inofensivo”.

Asimismo, mencionó que al menos 30 personas fueron testigos de los hechos.

“Cuando el policía le levanta la cabeza me di cuenta de que era él, fue cuando corrí a avisarle a su hermana en la panadería”, agregó Mejía.

Jessica Martínez recuerda que su hermano clamaba por ayuda y que, inclusive, los oficiales lo esposaron. La joven señaló que en más de una ocasión le pidieron al oficial que se detuviera, resaltando que éste tenía síndrome de Down, a lo que la autoridad hizo caso omiso.

Agregó que uno de los oficiales sacó una pistola y exigió a los presentes que se alejaran.

Francisco Martínez, padre de Antonio, dijo por su lado que tras la golpiza, los oficiales se llevaron a su hijo a un hospital y pasaron horas antes de que le dejaran verlo.

El joven hispano tenía heridas en el rostro y piernas y fueron los mismos familiares quienes tuvieron que hacerse cargo de los gastos del hospital.

“Nos enviaron los recibos a nosotros, ni siquiera se encargaron de eso”, dijo a Efe Francisco Martínez, quien agregó que los gastos son mayores a los $2,000.

Por otra parte, mencionó que además de los golpes, su hijo muestra daños emocionales y teme salir solo a la calle.

El Departamento del Alguacil ha iniciado una investigación del caso, aunque hasta el momento, no se tiene conocimiento de algún tipo de sanción al oficial involucrado.

Días después del incidente, dijeron los familiares, autoridades de la dependencia se comunicaron con los familiares de Martínez para reconocer que lo ocurrido fue “un error”, subrayando que el oficial no se percató que el joven tenía síndrome de Down.

Carlos Martínez, activista y uno de los organizadores de la protesta de este fin de semana, exige justicia en este caso y mayor control de las fuerzas policiacas para que no vuelvan a ocurrir casos de abuso.

“Actualmente hemos notado policías más agresivos en la ciudad, que pegan y después te piden disculpas, la gente ya está cansada de eso, ya no confía en la policía, tenemos buenos policías pero uno que hace mal las cosas hace ver mal a los demás, esa es la razón de la protesta, queremos que se acabe esta situación”, señaló Martínez.

Por su parte, Carlos Ronquillo, miembro de la Coalición de Ciudadanos Preocupados en el Norte del Condado, recalcó que la comunidad está indignada con lo sucedido.

“Necesitamos saber si verdaderamente ellos van a hacer algo que evite que estas acciones vuelvan a suceder, exigimos acciones que puedan solucionar estos problemas que no deberían de suceder en nuestras comunidades".

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS