Cómo adelgazar, sin dietas ni pastillas

Pequeños hábitos saludables que debes aplicar para bajar de peso y no recuperarlo

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Cómo adelgazar, sin dietas ni pastillas
Aunque todos parecen que tomar agua es básico para la salud, no todos lo hacen./Cortesía
Foto: Cortesía

Estamos hartos de ver y oír infinitos anuncios y artículos sobre dietas milagrosas para bajar de peso. Y lo peor de todo es que estamos cansadas de privarnos de alimentos que nos encantan y deprimirnos por no poder hacer lo que el cuerpo o la mente realmente nos pide. Pero la solución a esto está más cerca de lo que creemos, se trata sencillamente de cambiar nuestras rutinas y hábitos, no solo alimenticios.

Hacer cinco comidas al día, comer despacio, hacer más fuertes los almuerzos y los desayunos, dormir y descansar bien, eliminar dulces y bebidas azucaradas de tu dieta, entre otras, son pequeños hábitos saludables que tienes que aplicar para bajar de peso y no recuperarlo.

Veamos en profundidad algunos de estos hábitos:

  1. Bebe 2 litros de agua al día

El agua es esencial para las personas. Además de mantenerte hidratada, previene problemas de salud como el estreñimiento, piedras en el riñón o la retención de líquidos.

Pero los beneficios del agua no se acaban aquí. El agua, aunque muchos se resistan a creerlo, ayuda  a bajar de peso, está científicamente probado. Ingerir alimentos saludables y medio litro de agua 30 minutos antes de cada comida, te ayudará a perder peso un 44 % más rápido.

Otro hecho curioso es que beber agua te llena el estómago y eso hace que consumas menos calorías a lo largo del día,  además de ayudar a quemar hasta 96 calorías por la ingesta de estas.

  1. Evita excesos de hidratos y azúcar

Según los estudios científicos de Gary Taubes, uno de los más prestigiosos divulgadores científicos del mundo, si quieres adelgazar debes reemplazar los carbohidratos y el azúcar por grasa saludable (aguacate, nueces, aceite de oliva, pescado azul).

La clave está en que hay que disminuir nuestros niveles de insulina,  y para ello es importante eliminar de nuestra dieta todos los alimentos que contienen harina y almidón.

  1. Incluye en tu dieta más proteínas

Las proteínas ayudan a reducir peso y tienen la siguiente labor: disminuir el apetito y el hambre, suponen una ingesta de calorías pequeña e incrementan la quema de grasas. Asimismo, el consumo de proteínas (como lácteos, huevos, carnes, cereales integrales, etc) aumenta el número de calorías quemadas a diario (entre 80 a 100).

Las proteínas son importantes en tu dieta diaria./Shutterstock
Las proteínas son importantes en tu dieta diaria./Shutterstock

Un estudio científico concluye afirmando lo siguiente: la ingesta de proteína equivalente al 30 % del total de calorías provocó una reducción de 440 calorías diarias. Además, otro de los beneficios de los alimentos ricos en proteínas es su función de evitar la pérdida de masa muscular y mantenerla.

  1. Come despacio y mastica bien los alimentos

Cuanto más despacio comas y más mastiques los alimentos, menos calorías ingerirás porque tu estómago se llenará antes con raciones más pequeñas. Además de saciarnos con más rapidez, comer lento mejora la digestión y nuestro paladar.

  1. Descansa ocho horas al día

Dormir bien y tener un sueño de calidad, además de darnos energía durante el día, favorece la pérdida de peso. Aunque parezca poco creíble, numerosos estudios científicos lo corroboran.

Según científicos de la Universidad de Chicago, dormir durante toda la noche hace que se pierda más cantidad de grasa. Si reducimos nuestro sueño a cinco horas, perderemos el mismo peso que si hemos dormido ocho, pero la quema de grasas se reduce a la mitad.

Dormir ocho horas al día no es un mito, es lo mejor para tu salud./Shutterstock
Dormir ocho horas al día no es un mito, es lo mejor para tu salud./Shutterstock

Cuando hay falta de sueño, aumentan los niveles de una hormona llamada grelina y esta estimula el hambre y reduce el gasto energético, además de promover la retención de grasas. No dormir lo suficiente puede provocar el riesgo de desarrollar obesidad, incrementando hasta un 89 % en niños y un 55 % en adultos.

Sigue estos consejos para descansar como un bebé: evita la cafeína, el alcohol, establece un horario fijo para acostarte o date un baño caliente o toma una infusión para relajarte.

  1. Toma mucho té verde

Es un potente quema grasas natural. Contiene un antioxidante llamado EGCG (epigalocatequina galato), que se encarga de eliminar hasta un 17 % más de grasa, además de aumentar la quema de calorías en un 4%. El consumo de té regularmente contribuye a la quema de grasa del abdomen, ayudándote a reducir esa barriga que tanto odias.

Siguiendo todos estos consejos y realizando alguna actividad física al menos media hora al día, te sentirás mejor con un cuerpo fuerte, saludable y en forma, con solo cambiar unos pequeños hábitos.

Edith Gómez es editora en gananci.com, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online.

 

Comentarios

Te recomendamos