Narconomics: Los cárteles se volvieron corporativos, como McDonald’s, Wal-Mart o Coca

De eso habla Narconomics, un libro del periodista Tom Wainwright

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Narconomics: Los cárteles se volvieron corporativos, como McDonald’s, Wal-Mart o Coca
Acapulco, del paraíso al infierno.
Foto: John Moore / Getty Images

México – Los cárteles mexicanos, extendidos y fortalecidos en los últimos años, tienen estructuras muy parecidas a las que utilizan Wal-Mart, McDonald’s o Coca-Cola, corporativos que empezaron en Estados Unidos y que ahora son globales. De eso habla  Narconomics, un libro de Tom Wainwright, quien fuera corresponsal de The Economist en México y ahora es editor de la publicación británica.

Los criminales controlan el mercado de las materias primas, como Wal-Mart. Operan los precios de las drogas y mantienen precios estables porque someten a los productores de esas materias primas, como Wal-Mart o McDonald’s. Tienen manejo de personal y –el mejor ejemplo son Los Zetas– también entregan franquicias a “empresarios locales”, a quienes dan su logotipo, armas y drogas a cambio de ganancias. Como Coca-Cola.

Obvio, la transformación de los cárteles en corporativos criminales habla del fracaso de la guerra contra las drogas. Tom Wainwright se lo cuenta a SinEmbargo así:

–Tom, Narconomics nos lleva al negocio de las drogas. Hablas de grandes corporativos. ¿Dirías, entonces, que hemos perdido esta guerra?

–Sí –dice–. Déjame darte un ejemplo. En 1998, la ONU celebró una gran conferencia mundial sobre las drogas, cuyo título era: “Un mundo sin drogas: podemos hacerlo”. El consumo de marihuana y cocaína ha aumentado al doble en todo el mundo desde entonces. Y el consumo de opiáceos (como la heroína) se ha casi triplicado. Esta es la ganancia que hemos recibido a una inversión de miles de millones de dólares, y cientos de miles de vidas. Es trágicamente claro que esta es una política pública que simplemente no está funcionando.

El libro se vende solo: “¿Cómo crece un jefe de cierto cártel (y cómo logra sobrevivir) en el negocio de 300 mil millones de dólares de las drogas ilegales? Aprendiendo de los mejores, por supuesto. La gente que dirige los cárteles han sido estudiantes atentos de la estrategia y las tácticas utilizadas por las empresas como Wal-Mart, McDonald’s y Coca-Cola, creando valor de marca o ajustando el servicio al cliente”.

“¿Y qué puede aprender el gobierno a combatir este flagelo? Mediante el análisis de los cárteles como empresas. Los agentes de la Ley pueden entender mejor cómo funcionan y dejar de tirar 100 mil millones de dólares al año en un esfuerzo inútil para ganar la ‘guerra’ contra este negocio global altamente organizado”, dice la presentación en Amazon Gran Bretaña.

La “guía intrépida a la industria más exótica y brutal en la tierra, es Tom Wainwright”, agrega la presentación del libro. “Abriéndose paso a través de los campos andinos de cocaína, en las cárceles de América Central, en tiendas de marihuana de Colorado y en la Web Profunda, Wainwright ofrece una mirada fresca, innovadora del tráfico de drogas y sus 250 millones de clientes”.

LA ESTRATEGIA EQUIVOCADA

–Esa industria floreciente que dibujas en Narconomics hace pensar que miles de mexicanos han muerto en vano porque la guerra no se va a acabar. ¿Lo ves así? –se le pregunta.

–No quiero decir que todos ellos han muerto en vano, ya que muchos de ellos han muerto para llevar a cabo un importante servicio público: las decenas de periodistas que han sido asesinados en México en los últimos años han sido asesinados por decir la verdad, y sería un error describir sus muertes como “en vano”. Pero creo que es justo decir que mientras los consumidores en los Estados Unidos y en Europa sigan comprando miles de millones de dólares en drogas mientras insistan en que esas drogas sigan siendo ilegales, va a existir un mercado criminal grande y muy poderoso. No estuve de acuerdo con gran parte de lo que argumentó Felipe Calderón con respecto a las drogas, pero él estaba en lo cierto cuando dijo a los estadounidenses que la guerra sólo terminaría cuando dejaran de comprar drogas o cuando se encontraran “alternativas de mercado” …para lo que, por supuesto, sugería la legalización –dice en entrevista Wainwright, de The Economist.

–México pone los muertos, los desaparecidos, los torturados, los desplazados. ¿Estados Unidos está usándonos en todos los sentidos?

–El uso de drogas ilegales en los países ricos es una vergüenza. Es de vital importancia que las personas en Nueva York o en Londres sepan que cuando compran un gramo de cocaína por cien dólares, están pagando los salarios de los sicarios mexicanos. Creo que, en última instancia, la mejor manera (o tal vez la manera menos mala) de hacer frente a las drogas, es legalizándolas. Pero mientras sigan siendo ilegales, cualquier persona que las compra tiene sangre en sus manos.

–¿Crees que Felipe Calderón fue ingenuo al declarar una guerra al tráfico de drogas? ¿Crees que Enrique Peña Nieto ha sido indolente al mantenerla?

–La verdad es que cualquier país que se encuentre entre las terrazas de [siembra de hoja de] coca de los Andes y las narices insaciables de los consumidores estadounidenses, siempre va a tener un problema muy grande con el crimen organizado. El Presidente que sea. La estrategia de Calderón fue ineficaz pero, como a menudo señalo, simultáneamente había una gran ola de violencia en América Central, a pesar de que los presidentes de esos países que no habían declarado la “guerra” de la misma manera que lo hizo Calderón. No estoy seguro de que “indolente” es la forma correcta para describir la estrategia de Peña Nieto, pero a mí me parece que él y su equipo han fallado en ofrecer nuevas formas de abordar el problema. La “gendarmería” parece ser simplemente un nuevo nombre para una vieja política. Su manejo de la crisis en Iguala fue extraordinariamente inepto. En general, sin embargo, creo que probablemente sobreestimamos la importancia de las políticas del gobierno: las acciones de los cárteles están determinadas por las fuerzas del mercado, más que por las nuevas políticas gubernamentales.

–Si es una industria de 300 mil millones de dólares y México sigue siendo un país de pobres, ¿a dónde se va todo ese dinero? ¿Dónde están las oficinas centrales de la industria del narcotráfico?

–Las drogas se convierten gradualmente más y más valiosa en la medida en que se acercan al consumidor. Consideremos el ejemplo de la cocaína. En Colombia, un kilo de cocaína se vende por menos de tres mil dólares. En el momento en que llega a los Estados Unidos, en cantidades al por mayor alcanza un valor aproximado de veinte mil dólares por kilo. Así que los cárteles mexicanos obtienen un buen beneficio. Pero el gran aumento en el precio sucede en la siguiente etapa: en el momento en que se entrega a los vendedores callejeros, que cuando el kilo alcanza los 80 mil dólares. Las personas que hacen el dinero aquí son un número relativamente pequeño de súper vendedores: son los que se llevan grandes cantidades de la cocaína –decenas de kilos – y los trasladan a los distribuidores de bajo nivel, en cantidades de unas pocas decenas de gramos. Estas son las personas que se enfrentan a un mayor riesgo en la aplicación de la Ley: tienen que hacer frente a un gran número de contactos, y las sanciones, si son atrapados, son muy altas. Por eso también reciben las mayores recompensas. En otras palabras, la mayor parte del dinero del tráfico de drogas se mantiene en los Estados Unidos y Europa.

–Si la estrategia de penalizar, encarcelar, confrontar con armas no ha funcionado, ¿qué lección nos deja Narconomics? ¿Cómo combatir a la industria del crimen organizado?

–Yo argumento que hemos pasado demasiado tiempo centrándonos en el lado de la oferta de la empresa, cuando en realidad deberíamos centrarnos más en la demanda. Miles de millones de dólares se gastan en tratar de erradicar la hoja de coca en América del Sur, con el fin de incrementar los precios de la cocaína en los Estados Unidos y Europa. Pero no ha funcionado: el precio de la cocaína no ha cambiado en las últimas décadas. La razón es que la [hoja de] coca representa una pequeña parte del precio de la cocaína que, incluso si el precio de la coca aumenta, tiene poco impacto en el precio del producto final como tal.

Imagínate: es como tratar de aumentar el precio del arte mediante un aumento en el costo de la pintura. Si se duplicó el costo de la pintura de un artista de 50 a 100 dólares, ¿habría que duplicar el precio de sus cuadros a partir de un millón a dos millones? Por supuesto que no. Es el mismo principio: si se duplica el costo de las hojas de coca, no afectará mucho el precio de la cocaína, ya que las hojas de coca representan menos del 1 por ciento del precio final de la cocaína. Por lo tanto, debería centrarse más en la demanda, no en la oferta. Por último, creo que la mayor amenaza para los cárteles en el momento proviene de la legalización. Según algunas estimaciones, el Cártel de Sinaloa obtiene casi la mitad de sus ingresos de la marihuana. A medida que Estados Unidos legaliza gradualmente que las drogas, el mercado está saliendo de los cárteles y está cayendo en los empresarios ordinarios, que pagan impuestos. Esto representa una enorme victoria.

EL CORPORATIVO

Recientemente, Tom Wainwright habló con la National Public Radio (NPR) de Estados Unidos. Allí explicó el trabajo de su investigación. Dijo cómo logró encontrar grandes similitudes entre los grandes negocios legales del mundo, y la industria del crimen organizado.

NPR cuenta que cuando Wainwright se convirtió en el corresponsal de la revista británica para Méxicoen 2010, se encontró cubriendo a las grandes empresas del país, incluyendo el comercio de tequila, la industria del petróleo… y el comercio de drogas ilegales.

“Encontré que una semana estaba escribiendo sobre el negocio de automóviles y la semana siguiente que escribía sobre el negocio de las drogas”, dijo en una entrevista a Terry Gross. “Poco a poco llegué a ver que en realidad ambos negocios eran quizá más similares de lo que la gente normalmente reconoce”.

Durante los tres años que pasó en México y América Central y del Sur, Wainwright descubrió que los cárteles que controlan los modelos de negocio de tráfico de drogas de la región son sorprendentemente similares a las grandes superficies comerciales y franquicias. Por ejemplo, tienen relaciones exclusivas con sus “proveedores” (los agricultores que cultivan las plantas de coca) que permiten a los cárteles mantener estable el precio de la cocaína, incluso cuando se interrumpe la producción de cultivos.

La teoría es que los cárteles de la zona tienen lo que los economistas llaman un monopsony, [que es] como un monopolio de la compra en el área”, agregó Wainwright. “Esto sonó una campana en mí, porque es algo que la gente muy a menudo dice acerca de Wal-Mart”.

“La elección con la que creo que nos enfrentamos no es una elección entre un mundo sin drogas y un mundo con drogas”, dijo. “Creo que la elección que enfrentamos realmente es entre un mundo donde las drogas son controladas por los gobiernos y prescritas por los farmacéuticos y médicos, y un mundo donde enfrentamos mafias, y dada la elección, creo que lo primero es más atractivo”.

Durante la entrevista con la National Public Radio, el periodista contó cómo los cárteles operan una industria similar a la de Wal-Mart. “Dicen que en ciertas industrias, Wal-Mart es efectivamente el único comprador. Así que si hay alguna interrupción en el suministro, digamos que la cosecha de manzanas falla, los productores de manzana no son capaces de aumentar sus precios debido a Wal-Mart es el único comprador, y dice: ‘Bueno, lo siento, pero esto es nuestro precio y si no quieres vendernos, bueno, ni modo’. Los vendedores tienen que seguir vendiendo al mismo precio que antes. Parece que algo similar podría estar ocurriendo en la industria de la cocaína”.

Tom Wainwright abunda en el punto: “Estaba buscando en la cadena de suministro de la cocaína. Fui a Bolivia, y fui a visitar algunas de las terrazas que hay en Los Andes, donde se cultiva la hoja de coca. La hoja de coca es el ingrediente principal de la cocaína, y toda la cocaína del mundo se cultiva allí abajo, en los Andes, ya sea en Bolivia, Colombia o Perú. Así que fui allí, y he leído acerca de todo el increíble trabajo que se está haciendo ahí abajo para tratar de interrumpir la línea de suministro de cocaína, y verás fotos, probablemente, de aviones y helicópteros derramando toneladas de herbicida en Colombia, por ejemplo.

Han hecho mucho trabajo en esto y han hecho un trabajo bastante eficaz, con lo que es más difícil de crecer hoja de coca. Destruyeron cientos de miles de hectáreas en los últimos años, y le han hecho la vida más difícil  a los cárteles en la superficie, por lo menos. Y, sin embargo, ves el precio de la cocaína en los Estados Unidos, y apenas se ha movido. Pueden pasar décadas y los precios se mantienen más o menos 100 dólares por gramo puro”.

LA FRANQUICIA Y EL PERSONAL

El periodista ve en Los Zetas el mejor ejemplo para contar lo del negocio de franquicias. “Los Zetas es uno de los mayores cárteles de la droga de México y tiene la reputación de ser uno de los peores, por lo que cuando veas las imágenes de las personas que han sido decapitados o colgados de los puentes, a menudo son ellos los responsables. Y mientras estaba en México, Los Zetas se expandieron más rápidamente que cualquier otro cartel.

Fue extraordinario. Originalmente vinieron desde el noreste de México, pero dentro de un tiempo muy corto se extendieron a través de todo México y de hecho abajo, en América Central, también. Así que me puse a pensar en la forma en que habían hecho esto y cuando nos fijamos en la forma en que se extienden, parece que lo que hacen es que van a las zonas locales y se enteran quiénes son los delincuentes locales, personas que hacen el tráfico de drogas y extorsión y todos los tipos de delitos, y les ofrecen : ‘Okey, pueden utilizar nuestra marca, puede llamarse a sí mismo: Los Zetas, al igual que nosotros’, y les dan, lo creas o no, gorras de béisbol con logotipos bordados y les dan camisetas con su logotipo y les entrenan el uso de armas en ocasiones, y en cambio los delincuentes locales dan Los Zetas una parte de todo el dinero que reciben de su actividad criminal. En otras palabras: es exactamente igual que el tipo de modelo de franquicia que muchas otras compañías bien conocidas utilizan”.

“Y tiene todas las mismas ventajas y desventajas de la franquicia. Una de las grandes ventajas es que ha permitido a Los Zeta crecer mucho más rápidamente. Una de las desventajas, sin embargo, y esto es algo que a menudo se ve en el negocio de franquicias legítimas, es que los franquiciatarios comienzan a pelearse entre sí y el problema es que el interés de estos franquiciatarios, los delincuentes locales, no están muy bien alineados con los intereses de la empresa principal”, explicó Tom Wainwright.

“Los franquiciatarios locales tienen totalmente diferentes motivos. Ellos quieren ser, si es posible, los únicos en la zona. Quieren el menor número posible de ramificaciones. Y muy a menudo se ven casos de franquiciatarios que demandan a la marca principal por lo que ellos llaman ‘la invasión’, en otras palabras, cuando la marca principal tiene demasiadas sucursales en la misma zona”, dijo.

En la teoría de Wainwright, también en términos de manejo de personal los cárteles son muy parecidos a los grandes corporativos.

“Había un chico que fui a ver en El Salvador y se llama Carlos Mojica Lechuga, líder de una de las dos grandes pandillas callejeras en El Salvador. Hay dos de ellos: Una se llama Barrio Dieciocho, o 18th Street, como la mayoría de la gente lo llama en Inglés; y el otro se llama la Mara Salvatrucha [MS-13] y ambos son corporaciones efectivamente transnacionales. De Verdad. Se ganan la vida vendiendo drogas y con la extorsión, principalmente; esas son las dos principales líneas de negocio que tienen. Así que pensé que sería interesante ir a hablar con este chico y averiguar cómo se integró a la empresa. Así que fui a verlo y él estaba en la cárcel por el momento, lo que no hace que se detenga su negocio de ninguna manera. Nos sentamos y empezamos a hablar de negocios y realmente resultó que muchas de sus quejas eran iguales al tipo de quejas que había oído muchas veces antes de los hombres de negocios.
Se quejó de la gestión de su personal, se quejó de la competencia con sus rivales, se quejó de su imagen en los medios internacionales. Fue realmente una extraña reminiscencia, como hablar con un frustrado cuasi gerente de nivel medio”.

Comentarios

Te recomendamos