Trabajo desde casa: ¿cómo organizo mi tiempo?

La clave es simplificar. Te damos algunos consejos para lograrlo

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Trabajo desde casa: ¿cómo organizo mi tiempo?
Consejos de una experta que asegura haber encontrado la clave./Shutterstock.
Foto: Shutterstock

Trabajar desde casa puede ser aun más desafiante y complicado que tener que ir a una oficina todos los días.

El no tener la presencia de un jefe a cada momento, que te vea y te presione a cumplir con tus obligaciones,  tiene sus desventajas, como el dejar “para más tarde” parte del trabajo, o el distraerte por cualquier eventualidad (y ni hablar si tienes hijos pequeños).

“En mi experiencia personal como asistente virtual, coach de asistentes virtuales, esposa, ama de casa y por último, pero de la lista lo más importante, madre de una niña de 2 años y medio, te puedo asegurar que lo que me ayuda a mantener la cordura mientras logro cumplir con mis objetivos diarios es el hábito de simplificar”, asegura Bárbara Langer, quien trabaja en asistenciavirtual.com.

Ella asegura haber conseguido la clave para cumplir con todas sus obligaciones, y compartió algunos consejos, basados en su propia experiencia.

1. Elimina todas las tareas que no sean esenciales

Focalízate en lo esencial. Escoje dos o tres metas principales cada día, de tu lista de tareas. Una vez que hayas logrado las metas esenciales podrás ocuparte del resto de las menos importantes. Agrupa las 2 o 3 tareas grandes por un lado y las pequeñas por el otro. Evalúa tus metas semanalmente.

“Seguramente estarás pensando, ‘¡¿tres tareas diarias?! ¡pero tengo tanto por hacer!’ Seguramente nunca logres las miles de tareas que tienes, ¿entonces qué sentido tiene vivir tan estresada? Si le brindas prioridad a lo esencial, tus logros pesarán más y te sentirás mucho mejor”.

2. Establece qué es lo esencial

Convierte identificar lo esencial en una prioridad. ¿Qué tareas tienen más peso en tu vida profesional y personal? Éstas son las esenciales.

“Recuerda que las tareas “urgentes” muchas veces no lo son fuera de nuestras mentes sobrecargadas. Y a veces lo “necesario” deja de serlo. Acostúmbrate a delegar cuando puedas y a decir que no. Recuerda también que cualquier tarea pequeña es importante solamente si ayuda a concretar una tarea esencial”, explica Langer. “No temas eliminar y toma control. Se más feliz y trabajarás mejor -y en menos tiempo”.

3. Cumple con una tarea a la vez

El multitasking desperdicia energía y hace difusa la capacidad intelectual. Logra tus 2 o 3 metas esenciales primero y el resto de tu día será liviano y relajado.

No trates de hacer todo a la vez, el multitasking complica aún más las cosas./Shutterstock
No trates de hacer todo a la vez, el multitasking complica aún más las cosas./Shutterstock

4. Limita tus distracciones

Las suscripciones de todo tipo, actividad en redes sociales y foros, programas de televisión, revistas y diarios que leas, programas de chat, etc., todos deben reducirse lo más que puedas durante tus horas de trabajo. Limita tus cuentas de email a una o dos y programa filtros en éstas,  para evitar el spam.

“Reduce tu consumo de información superflua, ésto te ahorrará horas. Si comienzas a trabajar antes de chequear tus emails, podrás concentrarte con más facilidad en tu tarea esencial”.

5. Reduce tus horas de trabajo

Trabaja un máximo de ocho horas diarias. ¿Puedes reducirlas a seis? Genial. Si puedes focalizarte intensamente en tus metas en esas pocas horas, tendrás el resto del día para las actividades que te brinden más felicidad -tu familia, amistades, deportes, etc.

“Si te encuentras con poca energía, toma una siesta de 15-20 minutos, que es una de las virtudes de trabajar desde casa. Y toma breaks frecuentes para evitar saturarte, de 10 hasta de 20 minutos. Lo que te funcione mejor, da una caminata, estírate, despeja tu mente, ¡y aléjate de la computadora!”.

6. Deshazte del desorden

El desorden distrae, ya que si por ejemplo siempre dejas las cosas en el mismo lugar, no gastarás tiempo buscándolas. Enséñale a tu familia a que haga lo mismo.

Haz lo que puedas vía internet -paga tus cuentas, ingresa a tu cuenta bancaria. Y si puedes, contrata a alguien para lo que puedas delegar: limpieza, cocinar, cuidar de los niños, pasear al perro, tareas administrativas.

“Si no es una posibilidad, considera intercambiar tareas con otra persona. Pueden tomar turnos cuidando a los niños, por ejemplo, y así tendrás noches libres sin tener que contratar a una niñera y tus hijos tendrán con quién jugar”, agrega Langer.

Si todo esto suena abrumador, comienza de a poco. Crear hábitos y tomar pasos pequeños te ayudará a sentirte en control y a adoptar estas rutinas que te cambiarán la vida.

Comentarios

Te recomendamos