Presidenta del Caucus Hispano rompe silencio y condena redadas

Las redadas son “inhumanas” y añaden al trauma de familias “que huyen de la violencia y la opresión”

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Presidenta del Caucus Hispano rompe silencio y condena redadas
Reportes de redadas causa temor y ansiedad en inmigrantes.
Foto: Archivo

WASHINGTON.– La presidenta del Caucus Hispano del Congreso (CHC, en inglés), la demócrata Linda Sánchez, rompió este miércoles su silencio y condenó las redadas de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), e instó al Legislativo a buscar soluciones alternativas a la crisis de los inmigrantes centroamericanos en la frontera sur.

En una declaración escrita, adelantada a este diario, Sánchez afirmó que las redadas de ICE, que lograron el arresto de 121 centroamericanos indocumentados en Georgia, Texas y Carolina del Norte, son “inhumanas” y añaden al trauma de familias “que huyen de la violencia y la opresión”.

????????????????????????????????????

 

“El invadir los hogares es inhumano y añade al trauma de estas familias… muchos inmigrantes recientes de Guatemala, Honduras y El Salvador están escapando una de las regiones más peligrosas del mundo”, señaló Sánchez.

La legisladora demócrata por California instó al Congreso a “encontrar una mejor forma de bregar con las madres y pequeños niños recién llegados”, y procurar que éstos obtengan información sobre sus derechos y acceso a un abogado.

Aunque subrayó que la única solución a largo plazo es una reforma migratoria, Sánchez no precisó qué pasos tomará el CHC o qué medidas promoverá para responder a la crisis migratoria, que será tema de discusión durante su reunión mañana jueves.

Sánchez recordó que en el pasado el Caucus Hispano del Congreso, de mayoría demócrata, ha salido en defensa de los niños indocumentados que emigran solos desde Centroamérica. En esta ocasión, sin embargo, el comunicado solo incluye las declaraciones de rechazo de Sánchez.

En la actualidad, el CHC tiene 26 miembros, pero en los últimos días solo dos han emitido comunicados por cuenta propia, o han hecho declaraciones a la prensa, para condenar las redadas.

El CHC suele hablar al unísono sobre las prioridades de la Administración Obama, pero ha chocado con la Casa Blanca en torno a los centros de detención para madres y niños centroamericanos y ha exigido su cierre. El reclamo ha caído en oídos sordos.

Niños en centro migratorio.
Niños en centro migratorio.

En declaraciones a este diario, el legislador demócrata por California, Xavier Becerra, señaló que los alivios migratorios están bloqueados en los tribunales por una demanda encabezada por republicanos, y que la reforma migratoria también fue frenada por la oposición.

Por su parte, el senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, dijo hoy a este diario que las redadas son un reflejo de un “sistema fallido” que inflige dolor a las madres y niños indocumentados “cuyo único error fue escapar de una muerte segura en sus países nativos”.

Menéndez condenó que, en el clima actual,  la estrategia de redadas y deportaciones a veces se ensaña con personas que no deberían estar en la “vía rápida” para la deportación pero no tuvieron acceso al debido proceso.

Menéndez advirtió de que las redadas provocarán miedo en el resto de la comunidad inmigrante al punto que debilitará su cooperación con la policía para denunciar delitos, mientras instó al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a que utilice sus limitados recursos para la deportación de criminales violentos y no de mujeres y niños víctimas de violencia.

Exigirán respuestas

Mientras, el legislador demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, dijo el martes que ha solicitado una reunión con el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson y, junto a otros miembros del Congreso, exigirán respuestas de la Administración Obama.

Haciéndose eco de activistas pro-inmigrantes, Gutiérrez pidió un cese de las redadas de ICE que, a su juicio, son “un recordatorio cruel de una política desacreditada”.

Según Johnson, las redadas no deben sorprender a nadie porque las fronteras de EEUU “no están abiertas a la inmigración ilegal” y porque su agencia hará cumplir las leyes de inmigración.

Pero la agresividad con que se han llevado a cabo las primeras redadas, y la promesa de Johnson de que habrá más, suponen un nuevo reto para grupos pro-inmigrantes en todo el país, que intentan elaborar un plan de acción para frenar esta política.

Comentarios

Te recomendamos