Detienen a más de 100 personas en primeras redadas de 2016

Secretario de Seguridad Nacional intenta controlar daños pero promete más redadas

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Detienen a más de 100 personas en primeras redadas de 2016
Foto: Getty

WASHINGTON – El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, confirmó este lunes que 121 inmigrantes indocumentados fueron detenidos el pasado fin de semana y, pese a la indignación de la comunidad inmigrante, prometió que las redadas no deberían ser “sorpresa” para nadie y continuarán como parte del combate a la inmigración ilegal.

En un extenso comunicado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), pensado para controlar los daños, Johnson justificó las redadas, realizadas principalmente en Georgia, Texas y Carolina del Norte, al insistir en que las “fronteras no están abiertas a la inmigración ilegal”.

Las redadas “no deberían ser una sorpresa. Durante meses he dicho públicamente que individuos que constituyen una prioridad policial,  incluyendo familias y niños no acompañados, serán deportados… Bajo mi dirección, más operaciones policiales como éstas continuarán cuando sean apropiadas”, prometió Johnson.

Las redadas del fin de semana se realizaron bajo órdenes de la directora de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), Sarah Saldaña, y fueron ejecutadas por Thomas Hornan, el encargado de las operaciones policiales para la deportación de indocumentados, precisó DHS.

¿Quiénes fueron arrestados?

Las redadas estuvieron dirigidas contra adultos con niños que fueron detenidos en la frontera después del 1 de mayo de 2014, tenían órdenes de deportación finales y “agotaron los remedios legales apropiados” y no tienen caso pendiente de asilio u otro alivio migratorio, explicó Johnson.

La mayoría de las 121 personas arrestadas durante el fin de semana han sido o serán trasladadas a centros de detención de familias a cargo de ICE para su procesamiento antes de recibir sus documentos de viaje y abordan un vuelo de vuelta a sus países de origen.

Johnson aseguró que ICE tomó una serie de precauciones, incluyendo el despliegue de mujeres agentes y personal médico para participar en las operaciones, además de que la agencia recurrió a la “discreción procesal” en varios casos por razones de salud u otras razones.

ICE continuará redadas

Johnson dijo estar consciente de que DHS no quedará bien con ningún bando en el debate migratorio: los grupos pro-inmigrantes, de hecho, condenaron las redadas, mientras que grupos conservadores las consideraron insuficientes.

“También reconozco la realidad del dolor que las deportaciones causan de hecho. Pero tenemos que hacer cumplir las leyes de acuerdo con nuestras prioridades”, aseguró Johnson, al subrayar que realizarán las operaciones con apego a los “principios básicos de la decencia, justicia, y humanidad”.

Editorial: Hay que detener las redadas familiares

DHS recordó que en la lista de prioridades para la deportación, emitidas en noviembre de 2014, figuran personas con antecedentes criminales y que son una amenaza para la seguridad pública, y aquellas que fueron detenidas o que cruzaron la frontera a partir del 1 de enero de 2014.

Comunidad indignada

Grupos defensores de los derechos de los inmigrantes en todo el país rechazaron de forma unánime las redadas “inhumanas” y reiteraron su llamado a un cese de las deportaciones.

Kica Matos,  portavoz del Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM, en inglés), exigió que DHS frene el plan de las redadas que están “aterrorizando y separando a las familias”.

“Si estas familias son deportadas, y la mayoría de ellas serían mujeres y niños, regresarían a los lugares de los que huyeron para evitar la muerte, violación o tortura”, dijo Matos.

La activista prometió que grupos como FIRM harán lo posible por frenar el plan, aunque no precisó cómo.

En total, más de 160 organizaciones cívicas, religiosas y pro-inmigrantes enviaron una carta al presidente Barack Obama el pasado 31 de diciembre pidiendo que frene el plan, entre otras cosas porque la mayoría de los inmigrantes no recibieron información adecuada sobre sus derechos y responsabilidades dentro del sistema migratorio.

En vez de “satanizar” a los indocumentados, el gobierno federal debería ofrecerles ayuda legal en las cortes, tomando en cuenta que, según cifras oficiales, el 88% de las madres y niños en centros de detención en Texas y Pensilvania son elegibles para el asilo u otro tipo de alivio migratorio, indicó la Asociación de Abogados de Inmigración de EEUU (AILA).

Más mecanismos para niños refugiados

Por otra parte, Johnson dijo que el DHS y el Departamento de Estado están “acelerando” la puesta en marcha de nuevos mecanismos –que “pronto” serán anunciados formalmente-para procesar y revisar a refugiados centroamericanos desde la región.

Esos mecanismos incluirán un acceso más amplio al programa de refugiados de EEUU y “más alternativas legales al peligroso e ilegal camino” que muchos inmigrantes toman con la ayuda de contrabandistas.

DHS aseguró que, en la actualidad, ha recibido más de 6,000 solicitudes para el Programa de Menores Centroamericanos, que ya está procesando como refugiados a ciertos niños con padres legales en EEUU.

Según DHS, las medidas que tomó el gobierno federal ante la crisis humanitaria en la frontera sur durante la primavera y el verano de 2014, en colaboración con los gobiernos de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, ha logrado reducir significativamente la inmigración ilegal en este país.

Pero las palabras de Johnson no han aplacado a activistas de grupos pro-inmigrantes y defensores de los derechos humanos, que hoy replicaron que la mayoría de estas familias huyen de la violencia en Centroamérica y merecen ser tratadas como refugiados.

Comentarios

Te recomendamos