Las deportaciones dividen a los estadounidenses

La mayoría de los hispanos y demócratas se oponen a la política gubernamental

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Las deportaciones dividen a los estadounidenses
En 2012 se deportaron a cerca de 420,000 personas
Foto: Archivo

Houston – La mitad de los estadounidenses cree que el aumento en la deportación de indocumentados es algo positivo. Esto demuestra que el país está dividido frente a un tema controversial que pegará fuerte en las elecciones de noviembre y ante el cual los políticos deberán adoptar una posición.

Un nuevo sondeo del Pew Hispanic Center realizado en febrero entre 1,821 adultos indicó que un 45% de los participantes favorece el aumento en las deportaciones, que en 2012 llegaron a cerca de 420,000, cuatro veces más de lo que se registró en 1996.

El mismo porcentaje de encuestados se opone al procedimiento de las autoridades migratorias, un virtual empate que complica las posiciones políticas sobre este tema de cara a los comicios legislativos.

“Los estadounidenses están más divididos que nunca respecto a este tema”, aseguró el documento, que también mostró que el tema es mucho más sensible para la población hispana que la blanca en EUU.

Un 60% de los latinos ve el aumento en deportaciones como algo negativo en comparación con 49% de los participantes blancos.

En cuanto a los partidos, un 55% de los republicanos piensa que el aumento en las deportaciones es algo bueno, mientras un 37% de los demócratas tiene la misma opinión.

Los números crean un problema para los legisladores en estados competitivos, quienes deben adoptar una postura clara para ganar votos, con un público dividido.

No es extraño entonces ver a legisladores como el conservador Mick Mulvaney, miembro del Movimiento Tea Party, realizar una reunión comunitaria en español, donde culpara al presidente Barack Obama por la falta de avances para una reforma migratoria en el Congreso.

Legisladores como el demócrata Luis Gutiérrez de Illinois están exigiendo a sus colegas tomar una posición certera sobre este tema, ante la ausencia de progresos legislativos. “Los republicanos aparentemente se están negando a cambiar la ley porque es difícil y no confían en el Presidente y porque la ley es ley y deben deportarlos”.

“Señor Presidente, si usted actúa para suspender la deportación de una persona cuyo hijo estadounidense será puesto en cuidado temporal, lo aplaudo”, aseguró el congresista.

Grupos pro inmigrantes han aumentado su presión hacia la Casa Blanca para que Obama utilice su poder ejecutivo y congele las deportaciones de indocumentados que no han cometido crímenes.

Comentarios

Te recomendamos