Un toque ligero a su recetario

El chayote es una hortaliza de carácter saludable, muy versátil para cocinar por su neutral sabor.

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue al Campeón de los Hispanos en Facebook
Un toque ligero a su recetario
El chayote es originario del sur de México y el norte de Centroamérica.
Foto: AGENCIA REFORMA

Originario del sur de México y el norte de Centroamérica, el chayote es el fruto de la chayotera, una enredadera similar a la calabaza de cual también se aprovechan la guías, hojas e incluso raíz, conocida como chinchayote.

A pesar de que los chayotes puede hallarse todo el año en mercados y tianguis, es en febrero cuando inician su mejor temporada. Su cáscara verde, pulpa carnosa y repleta de jugo, así como aromas y sabores tenue hacen inconfundible a esta hortaliza.

En los mercados de abasto de México —así como en los supermercados angelinos ubicados en as comunidades latinas de California—, pueden hallarse tres variedades diferentes de la hortaliza: el chayote verde o común; el erizo, de piel oscura y cubierta de espinas, y el chayote amarillo o chayotito blanco. Sin embargo, a pesar de sus diferencias físicas todos se utilizan a manera de verdura diaria, cocidos comúnmente en agua con sal.

Sopas y caldos de verduras, ensaladas, rellenos o guarniciones vegetales se cuentan entre las preparaciones más populares a la hora de integrar estas hortalizas a la cocina. Salsas blancas, quesos y derivados lácteos, vinagretas aromatizadas con hierbas frescas y jugos cítricos resultan ideales para complementar el sabor de chayotes cocidos u horneados.

Es importantísimo recordar que, antes que nada, los frutos deben pelarse, porcionarse y cocerse en agua o un caldo ligero.

La semilla del chayote es popular por su sabor, aroma y textura, así que vale la pena probarla.

Más allá de su versatilidad de uso, estas hortalizas son populares debido a su carácter saludable y es que, media taza de chayote cocido picado (80 gramos) aporta solo 19 calorías al organismo. Además, los chayotes son una buena fuente de fibra, ácido fólico y agua.

Ingredientes

  • 1 cucharada de mantequilla
  • 3 tazas de granos de elote dulce
  • 2 tazas de media crema
  • Nuez moscada
  • Sal y pimienta al gusto
  • 3 chayotes
  • 1/2 kilo de queso Oaxaca

Preparación

Calentar una sartén con mantequilla y saltear los granos de elote hasta dorar ligeramente. Agregar la crema y cocinar hasta hervir ligeramente. Bajar el fuego, sazonar y dejar cocer por 15 minutos; reservar.

Pelar los chayotes y cocer en agua con sal. Escurrir y rebanar en láminas gruesas. Disponer las rebanadas de chayote en una charola para horno engrasada. Salpimentar.

Deshebrar el queso y colocarlo encima de las rebanadas de chayote. Gratinaren horno. Servir las rebanadas de chayote en cada plato y bañar con la mezcla de elote con crema. Salen cuatro porciones.

Comentarios

Te recomendamos